Facebook

Twitter

Youtube

Iniciar Sesión

Buscar

IMPULSA TSJ JUSTICIA TERAPÉUTICA POR UNA SOCIEDAD LIBRE DE ADICCIONES

Al principio las audiencias, las terapias psicológicas y el antidoping eran semanales, después cada quince días y al final mensuales, tuve que reparar un daño por afectar a la sociedad.

 

27 participantes del programa de justicia terapéutica se graduaron esta semana gracias a su constancia y esfuerzo.

La Magistrada Presidenta del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), María del Carmen Verónica Cuevas López, agradeció la valentía, la voluntad y el deseo de los participantes al terminar el programa de rehabilitación durante año y medio.

“Sin su valentía y empeño de superarse, este programa no funciona, gracias a ustedes y al grupo multidisciplinario su rehabilitación es posible. No hay precio que valga para cambiar una vida y reintegrarla a la sociedad, los magistrados y jueces involucrados en el programa dan un tiempo adicional para edificar, transformar y cambiar una vida y construir una sociedad libre de adicciones”, dijo Cuevas López.

Saúl “N”, integrante del programa de justicia terapéutica, dijo que una vez que inició su juicio por consumo de marihuana, aceptó participar y aceptar las obligaciones que dictó el juez una vez que le decretó libertad condicional.

“Fue difícil al principio, las audiencias, las terapias psicológicas y el antidoping eran semanales, después cada quince días y al final mensuales, tuve que reparar un daño por afectar a la sociedad. Hoy puedo decir, que todo me ayudó porque terminé la carrera en administración”, dijo contento.

La Magistrada María Idalia Franco Zavaleta, coordinadora del programa de  justicia terapéutica, explicó que una vez que el juez resuelve la situación jurídica,  el imputado es vinculado a proceso y tiene el derecho a solicitar la salida alterna denominada suspensión condicional. Cuando determina participar por su propia voluntad en el programa terapéutico, el participante se canaliza al Centro de Atención para el Tratamiento de Adicciones (CAPA) de la Secretaría de Salud, el psicólogo adscrito evalúa si el imputado cuenta con una red de apoyo, a qué edad inició el consumo y qué circunstancias le generan la adicción.

Yuli “N”, otra de las participantes dijo que aunque fue difícil, valió la pena porque aprendió a vivir y disfrutar cada momento y estar libre de drogas.

“Fue un cambio radical en el aspecto familiar y social. Ahora sé que puedo hacer ejercicio, bailar, actividades al aire libre, sin necesidad de consumir alguna droga”, indicó.

El programa de justicia terapéutica está integrado por la Unidad de Medidas Cautelares, Salud, Defensoría Pública, Fiscalía, Comisión Estatal de Seguridad Pública y el TSJ.

 

Sin comentarios

Dejar un comentario